Publicado // enero 12th, 2016

Hay clientes geniales que saben de publicidad y que permiten que todos hagamos nuestro trabajo, pero hay otros nacidos para torturarnos. 

El ejecutivo de cuentas, en la publicidad digital es la conexión entre los clientes y todo el personal creativo y demás componentes de la agencia.

Los ejecutivos de cuenta planean, persuaden y enamoran. ¿Cómo lo hacen? Aquí algunos breves consejos:

1- Traduce el lenguaje de la agencia al lenguaje del cliente. Que el “branding” sea un “registro memorístico” para los ingenieros, un “ADN” para los biólogos, un “archivo” para los programadores, un “inconsciente” para los psicólogos.

2- Nunca te cambies de equipo, nunca veas a tus compañeros de trabajo como se mira a un enemigo. No caigas en el Síndrome de Estocolmo, consistente en querer o sentir afectos buenos por quien nos secuestra.

3- Ten argumentos para todos. Si te preguntan algo sobre ecología citarás tu última lectura en el New York Times sobre el tema, y si te preguntan algo sobre economía citarás algo de El Economista que leíste la semana pasada, y si te preguntan algo sobre Relaciones Públicas sacarás una agenda llena de nombres y buenos contactos.

4- Habla bien, actúa bien, vístete bien, sé la encarnación de la mercadotecnia, el rostro del mundo publicitario, el becario del saber económico, archivo de estadísticas, santuario de la psicología del consumidor, retórico de la verdad y comunicador de eslóganes.

5- No vendas tu alma. Haz que el cliente respete a tu agencia como haces que la sociedad respete a tu amada o amado. Defiende con cordura, argumenta con paciencia, explica como profeta, alardea con humildad, vende pasiones o personalidades más que productos, servicios o materias primas.

6- Programa tu tiempo, es un recurso limitado y muy valioso, las innovaciones tecnológicas y los medios de comunicación modernos, no tienen la función de dejarte más tiempo libre, sino de acelerar tu trabajo más y más.

7- No acapare ni concentre funciones. Talvez este sea el más renombrado e incumplido de los mandamientos. La autocracia puede funcionar en el principio, pero conforme pasa el tiempo el ejecutivo debe delegar actividades y no intentar acaparar todo. Después de todo, no podemos ser ‘todólogos’.

8- Manténgase actualizado. El desarrollo de nuevos conocimientos no se detuvo cuando salió de las aulas de clase, inclusive el sector donde opera su empresa está en constante perfeccionamiento. No solo debe estar al día en información, sino en conocimientos formativos. Así se ganara el respeto de su equipo y el de su competencia.

9- Sea realista. La innovación de su empresa no puede estar regida por la imaginación y expectativas irreales. Cuando piense en ampliar sus líneas, ajústese a proyectos realizables y coherentes. Es bueno soñar pero el medio empresarial no perdona los errores, una postura innovadora es altamente beneficiosa, pero actué sobre bases firmes y concretas.

10- Dese tiempo para su vida personal. Para muchos de los empresarios de la actualidad es inevitable mezclar su vida laboral con las actividades de su vida cotidiana, esto hace que descienda su rendimiento y en algunas ocasiones puede llegarles a costar mucho más. No todo es la empresa y sus negocios, usted también tiene derecho a vivir su vida y departir con los suyos, ofrecerles lo que ha logrado y disfrutar de todo eso con ellos. Esas personas también necesitan de su presencia.

Deja una respuesta

  • Facebook

  • Google+

  • Linkedin

    Twitter