Publicado // noviembre 23rd, 2015

También conocido como SEO copywriting, la redacción SEO consiste en escribir textos optimizados para los buscadores con el propósito de ponerte por encima en los resultados para ciertas palabras o frases clave.

Cuando hablamos de Redacción SEO pensamos en contenidos para captar la atención a los usuarios, pero que nos permitan aparecer en los primeros lugares de los buscadores web.

Dicho de otra forma. La redacción SEO es un tipo de redacción optimizada para los buscadores de tal manera que los contenidos tengan cierta preferencia a la hora de posicionarse en ellos, lo que es esencial para posicionar un blog o el sitio web de una empresa.

Por supuesto, hay que tener en cuenta que algunos de los factores del algoritmo de los buscadores están pensados en el comportamiento del usuario, que es el que lee los artículos y el que realmente importa.

¿Cómo hacer una buena Redacción SEO?

A la hora de plantearse la redacción de artículos para Internet hay que pensar en la extensión, el título, la descripción, el contenido, las palabras clave y la agilidad de lectura.

El título. Un redactor podrá, en ocasiones, verse obligado a decidir entre usar palabras clave o escribir un título vendedor que enganche al lector. Lo ideal es buscar un equilibrio entre ambos, aunque puede funcionar mejor un título con las palabras clave. Eso sí, los buscadores como Google cambian sus algoritmos de búsqueda continuamente y lo que antes era importante ahora no lo es tanto.

Contenido escaneable. El lector debe poder examinar los artículos que escribes. Nunca esperes que lean el artículo completo. Ellos deben poder encontrar fácilmente pequeños titulares que expliquen de lo que trata la siguiente sección.

Palabras clave. Es ideal apuntar a un grupo de palabras clave en cada artículo. Ten una palabra clave como objetivo en cada artículo y ponla de tres a cuatro veces en todo el contenido, y usar sinónimos. Un buen recurso es resaltar estas palabras con negrillas y usar

No exagerar.  Un mal escritor añadirá muchas veces la palabra clave a la que quiere apuntar, pero eso es un error contraproducente. Si tienes un 5% de presencia de palabras clave en tu sitio web, es muy fácil para los buscadores saber lo que estás haciendo. Incluso, recomendaría no comprobar la densidad de palabras clave. Pon tus palabras clave naturalmente dentro del texto del artículo tres o cuatro veces.

Cuida la longitud. Lo ideal son textos ricos, de más de 2500 caracteres. Dicho esto, lo principal es que tengan sentido en el contexto en el que estén, si no hay contenido para tanto, mejor mantenerlo corto que escribir textos extensos sin justificación.

Deja una respuesta

  • Facebook

  • Google+

  • Linkedin

    Twitter